¿Por qué debo elegir implantes como solución para mi dentadura?

Los implantes son cada vez más frecuentes. Cientos de personas acuden cada año a una clínica dental privada en Santiago de Compostela para colocarse una pieza que les falta o, incluso, varias piezas a un tiempo. Pero, ¿son tan buena solución como nos quieren hacer ver?

Lo cierto es que los implantes tienen muchas ventajas con respecto a una dentadura postiza tradicional o un puente. Para empezar, no hay que ponerlos y sacarlos, sino que son como nuestras propias piezas. Una vez que el implante está colocado, es permanente y lo tenemos que tratar como si fuera nuestro diente en cuanto a la limpieza y cuidados. 

Cuando son varias las piezas que falta, gracias a los implantes no tendremos dificultades para comer porque se nos mueva la dentadura o porque tenemos miedo a que se nos introduzca comida que no podremos quitar fácilmente si no estamos en casa. Además, los implantes no se notan, parecen nuestros dientes y no hay nada que indique que no son naturales, por lo que visualmente son mucho más bonitos. 

Evidentemente, cuando se cambian todos los dientes de delante, como es el caso en algunas personas, los implantes pueden mejorar mucho la sonrisa. Son, por tanto, una gran mejora estética en muchos casos. No obstante, la mayoría de dentistas no aconsejan quitarse piezas sanas para colocarse implantes por simple estética ya que hay otras opciones para la gran mayoría de casos.

Pero hay que tener en cuenta que no todo son ventajas con los implantes. Para empezar, en los casos en los que hace mucho tiempo que se ha quitado la pieza, el hueso ya no tendrá el grosor necesario para poder atornillar la base, por lo que será necesario lo que se llama un injerto de hueso. Y no siempre sale bien. Es algo que no depende solo de la pericia del dentista, sino que también depende de la persona.  Si la boca rechaza el injerto, podría llegar a ser imposible colocar un implante. 

La otra gran desventaja es, evidentemente, el precio. Aunque su coste y ano es el mismo que hace años cuando comenzaron a introducirse en el mercado, siguen siendo caros. Especialmente si son muchas las piezas que hay que colocar. Hay que tratar de poner en la balanza todas las ventajas y los inconvenientes antes de tomar una decisión sobre su colocación.

Entradas relacionadas