Tres alternativas a la cocina convencional

No tenemos tiempo para cocinar. Esto es una realidad que cada vez cobra más fuerza. El trabajo, las apretadas agendas familiares y los retos que nos imponemos a lo largo del día hacen que al final tengamos menos tiempo para tareas tan básicas como preparar nuestros alimentos. Pero cocinar fuera de cada no es una buena alternativa, sobre todo teniendo en cuenta que no controlamos la calidad de los alimentos ni el equilibrio de los platos. Por eso, hay que buscar formas alternativas de cocinar que nos permitan ahorrar tiempo.

Paelleros y cazuelas eléctricas baratos: Son muy cómodos porque los pones a funcionar y puedes programar la hora en la que se apagan. Algunos ya tienen su propio reloj, pero en cualquier caso puedes colocar un programador en el enchufe y te aseguras de que deje de funcionar a una hora en concreto. Así, puedes ir a hacer los recados mientras se prepara la comida sin el riesgo que supone hacerlo cuando está al fuego convencional. Un consejo importante es tener siempre en cuenta el calor residual, ya que durante un tiempo incluso con el aparato apagado va a seguir cocinando el alimento.

-Robots programables: Van un paso más allá de los anteriores ya que no solo programas cuando acaba de trabajar, también cuando comienza. De esta manera, puedes salir de tu casa por la mañana y dejar al robot programado para que tenga la comida lista para la hora a la que vuelves al hogar. Los hay de muchos tipos, por ejemplo, los que son del estilo de las ollas rápidas. Pero lo más efectivos son los que permiten cocinar con un programa lento, que prepara los alimentos tal como se hacen en la olla de toda la vida. La cubeta de los alimentos puede dejarse lista del día anterior y por la mañana solo hay que introducirla y programar el robot.

-Microondas: Por último, queda la alternativa de cocinar en el microondas. Para esto debemos de contar con un aparato de buena calidad que tenga varias funciones. Los platos no son iguales que cocinados en la cocina tradicional, pero sin duda es mucho mejor que comer algo precocinado y el tiempo de preparación es muy breve, por lo que la comida está lista en poco tiempo, facilitando el poder seguir con el ritmo de vida.

Tres maneras a través de las cuales la tecnología nos ayuda a comer sano y sin perder demasiado tiempo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *